Sermón del Metropolitano Demetrio Sobre el Coronavirus durante La Cuaresma

SERMÓN ES DEL METROPOLITANO DEMETRIO
Metropolis de América

Queridos hermanos y hermanas:

Estamos pasando por un momento muy difícil con el coronavirus y muchos están preocupados por él. Hay muchos temores alrededor.

Quiero enfatizar que debemos saber que la Iglesia es un hospital. Y aquí recibimos los Santos Misterios que son para la curación del alma y el cuerpo. Entonces debemos tener fe y creer que Nuestro Señor está aquí para sanarnos. Pero algo que muchos de nuestros fieles no están tomando en consideración es motivo de mayor preocupación: lo que debemos entender es que estamos aquí temporalmente. Existen muchas enfermedades. Ahora estamos en algo que llamamos una pandemia porque se da en todo el mundo debido a los viajes, y la capacidad de viajar tan rápido por medio de aviones es que esta enfermedad ha estado viajando por todo el mundo. Pero debemos tener fe y esperanza y debemos recordar la muerte, porque la realidad de la muerte parece estar mucho más cerca de muchas personas ahora. Si tenemos miedo de morir, eso significa que no estamos preparados, pero como cristianos ortodoxos debemos entender que somos exiliados en este mundo. Nuestra verdadera tierra es la Jerusalén en lo alto y llegará un momento en que todos tendremos que abandonar esta vida. No sabemos cuándo será y podría ser de cualquier otra cosa además del coronavirus, por eso decimos que debemos ser realistas y saber que todos moriremos algún día. Tenemos miedo porque no estamos preparados. Entonces debemos rezar para que Nuestro Señor nos ayude a prepararnos para la próxima vida, incluso si no morimos en el próximo año, eventualmente tendremos que partir. Podría ser en una década, podría ser dentro de unas décadas, unos años o unas semanas. Sólo Dios lo sabe. Es por eso que rezamos en cada oficio por un fin cristiano de nuestras vidas. Y antes de pedirle a nuestro Señor que nos dé un final cristiano a nuestras vidas, rogamos que completemos el tiempo restante de nuestras vidas en paz y arrepentimiento. Entonces, para aquellos de ustedes que se están preparando para recibir la Sagrada Comunión, deben prepararse para esto con fe.


Hemos visto muchos milagros con respecto a la Sagrada Comunión, al igual que muchos fieles lo han visto. Muchos han sido sanados por la participación en los Santos Misterios.


Si nos vamos a preparar, preparémonos con fe. Por supuesto, eso también significa que debemos ser cautelosos, porque el cuerpo también es Santo. El cuerpo y el alma están unidos, el cuerpo es Templo del Espíritu Santo, por lo que tampoco debemos tentar a Dios irresponsablemente, no tomando las medidas adecuadas para asegurarnos de que estamos seguros y en un entorno seguro. Así que seamos muy cautelosos. Deberíamos saber qué debemos hacer para mantenernos limpios, lavarnos las manos con cuidado y no tocar a las personas innecesariamente.


Con esto concluyo con la esperanza de que completemos este período de la Gran Cuaresma de 2020 durante el cual tenemos una tentación específica que es diferente y hace que esta Cuaresma sea única debido a esta tentación. Ruego que el Señor nos ayude a centrarnos, a concentrarnos en Él y en la realidad de cómo dejaremos esta vida, y en lo que es más importante para nosotros: Nuestro Señor Jesucristo. Necesitamos aprender a amarlo, Él debe ser todo para nosotros. Él es nuestro Dios y lo adoramos, adoramos al Señor en la Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Oramos para que el Dios Único en la Trinidad nos ayude a prepararnos para la Semana Santa y la Santa Pascua para que podamos entender que a través de Su resurrección hemos resucitado. Pasamos de la muerte a la vida. En Jesucristo solo hay vida, no hay muerte. ¡A Él sea Gloria y Majestad por los siglos de los siglos! ¡Amén!

 

Orthodox Awareness

Hero-Worshipping: the Sickness of our Holy Struggle

“Trust ye not in princes, in the sons of men, in whom there is no salvation.”
(Psalm 145:3)

We mustn’t have absolute trust in human beings for our salvation, no matter what dignity they have. Human beings are changeable. Today they are saints, tomorrow—deniers. Today—sinners, tomorrow—righteous. We must have absolute trust in God, and in Him we must base our hopes of salvation. “Blessed is he of whom the God of Jacob is his help, whose hope is in the Lord his God” (Psalm 145:5). Read more...

Missions

Saints Peter and Paul Orthodox Mission, Tucson, Arizona

Saints Peter and Paul Orthodox Church is a beautiful mission parish near downtown Tucson, a city in southern Arizona. It was started in 1997 by Father John Bockman, who was a missionary Priest formerly serving missions in Tennessee and Massachusetts since 1990. Father John served the faithful in Tucson and the surrounding area in his home Chapel until his repose in November of 2000. His wife, Presbytera Valerie, continued to make her home Chapel available for the mission, with clergy from Saint Nectarios Orthodox Church in Seattle and His Eminence, Metropolitan Moses of Toronto (then of Portland), visiting to provide the Divine Services.

Read more...
Ask A Priest

Civil Annulment's Effect on Church Marriage?

Q. This concerns a U.S. marriage. If the marriage is civilly annulled, what is the effect upon the Church marriage? Is it also annulled? Read more...